0

Espiritualidad Maya y Leyenda del Maíz

Existen guías espirituales mayas quienes hacen ritos y ofrendas dé acuerdo con un calendario que rige la siembra del maíz. Ellos dirigen ceremonias para ir a ofrendar “a” los cerros o al Calvario de Cobán. Casi, todos los ancianos, en algún “momento, alcanzan este rango, ya que ” conocen los rilas que conllevan la siembra “del maíz, el nacimiento, los animales de crianza, la- construcción de una casa, etc.

Leyenda del Maíz

Cuenta un abuelo sobre la Creación: “En ese entonces, todo estaba cubierto de agua; no había nada, solamente agua. Entonces, Dios subió el agua al cielo y vio que todo salió bien. Entonces, vino la creación de los montes y después dejó todas las semillas de todas las cosas. Dejó las semillas de los árboles, semillas de maíz. Es así como se creó todo.

Los antepasados Q’eqchi’ no conocían el maíz, pero sucedió que un día, un gato de monte dejó sus excrementos en tierra fértil donde nuestros antepasados vivían. Ellos observaron que tales excrementos contenían semillas de maíz y que también esas semillas se reproducían ahí mismo, creciendo hermosas milpas que daban lindas mazorcas de diferentes colores.

No sucedía así cuando los gatos de monte dejaban sus excrementos sobre las rocas.

Estos gatos de monte comían el maíz en los bosques y selvas de Alta Verapaz. A estos abuelos Q’eqchi’ les interesó mucho esto. Entonces, de las primeras siembras, ellos guardaron las mejores mazorcas para semillas y las sembraron para que se reprodujeran.

Pero otro día vieron a una ardilla en las ramas de un árbol que traía una mazorca en la boca y que estaba comiendo los granos del maíz que contenía. Entonces, como aún no había nada de maíz, le quitaron a esta ardilla la mazorca que traía, para así darle comienzo al cultivo del maíz, sustento diario en la actualidad”.

Fuente: https://culturamayaqeqchi.blogspot.com/2013/06/leyenda-del-maiz.html

Fin de la publicación

Amante de la tecnología y el futuro. Creador de contenido para Internet.

1 Comentario
  1. Que interesante

    Deja un comentario