Aj Pop O’ B’atz’ – El Cacique olvidado

Publicado por
15 de septiembre, 2015

El Cacique Olvidado

La cédula real no vino sola, acompañándola llegó otra enunciada por Carlos I de España y V de Alemania en la cual se le confería “Al Gobernador don Juan Aj Pop O’ B’atz’ el poder para que pudiera apresar españoles reos de algún delito”.

¿Quién era este Cacique al que mal llamaron desde el siglo XVII como Juan Matalbatz? ¿Cómo se logró semejante designación como no la hubo otra en el Nuevo Mundo del XVI?

Según la tradición oral del pueblo q’eqchi’, Aj Pop O’ B’atz’ nació en la circunscripción que hoy pertenece a la finca Guaxac, del actual municipio de Tucurú, en Alta Verapaz.

Y según el historiador Agustín Estrada Monroy (basado en Fray Hierónimo Román, Agustino de Logroño quien publicó Repúblicas del Mundo en Salamanca el año 1555, donde diserta referente a la organización civil prehispánica de los habitantes de Tezulutlán): “El primer día del calendario agrícola q’eqchi’ de 1529, el Gran Consejo eligió por unanimidad a Aj Pop O’ B’atz’ como el Aj Jolomná de toda la Tierra de Guerra”. Aj Jolomná significa Cabeza. Tendría a lo sumo 18 años.

Puede interesarte  Cultura Maya Q'eqchi'

Espionaje

Las razones fueron más que entendibles. Cinco años antes (1524), en Llanos del Pinar, el líder de los quichés había sido abatido y con él las esperanzas del pueblo maya quiché de liberarse de la diáspora ibérica.

El año anterior al nombramiento de Aj Pop O’ B’atz’ (1528), las huestes de Juan Rodríguez Cabrillo habían capturado q’eqchíes en la Sierra de Chamá.

Uno logró escapar y contó de los horrores a los que eran sometidos en el trabajo minero y de la esclavitud a la que estaban sometidos los integrantes de otras etnias.

Le fue requerido al Aj Jolomná, para mejor gobernar por equidistancia, trasladarse a Chamil, hoy aldea de San Juan Chamelco, y su objetivo principal fue preparar la defensa del territorio.

Nadie se rinde…

En 1530, Diego de Alvarado, primo del Adelantado Pedro de Alvarado, arremetió sin éxito contra los poqomchíes en la región de Tezulutlán.

Puede interesarte  La Historia de Cobán

El año de 1531 según Francisco Vásquez, cronista seráfico: «El Capitán Diego de Alvarado volvió en abril con sus escuadrones, desbaratado y destrozado de las guerras en servicio de su Majestad, pidiendo acogida y cuidados». (Historia de Guatemala. Vásquez, Francisco, citado por Luján Muñoz y Cabezas Carcache; 1994: 60). Se trata del retorno de Diego de Alvarado en no muy gallardas circunstancias de una expedición a Tezulutlán.

Pero Aj Pop O’ B’atz’ no era tonto. Sabía que tales triunfos eran efímeros y no obstante el territorio era indomable, tarde o temprano los españoles se lo agenciarían. Lo inexpugnable estribaba no solamente en la bravura de los guerreros sino en el tamaño, dificultad de acceso y densidad del follaje de la región.

Negociación

Accedió entonces a tratar con los dominicos dirigidos por Fray Bartolomé de Las Casas quien, con habilidad digna de la diplomacia de la época, logró en 1537 un acuerdo llamado Concierto Maldonado-Las Casas en el cual, Alonso de Maldonado, en nombre del Rey, garantizó que ningún español entraría a Tezulutlán-Verapaz sino a partir de cinco años después que los dominicos de Las Casas hubiesen cruzado sus confines (Maldonado era el gobernador interino de Guatemala). A su vez, Las Casas, en la Corte, logró que este convenio fuese prolongado a diez años. Y se armó “La de Troya”. Los españoles lo rechazaron pero el Rey era el Rey y tuvieron que acatarlo.

Puede interesarte  ¿Independencia?

La paz

Vistos los buenos resultados, Carlos I de España y V de Alemania, habiéndose vencido el plazo del Concierto en 1554, (los dominicos entraron en 1543 pero declararon oficialmente su ingreso hasta 1544), aprobó el nombramiento del Gobernador Aj Pop O’ B’atz’ el 3 de agosto de 1555.

Transcribo el nombramiento en la sección de comentarios. No quise que este 3 de agosto, Aj Pop O’ B’atz’ pasara desapercibido.

fuente: http://www.plazapublica.com.gt

Lee tambien la Leyenda de Juan Matalbatz

Revisión
Fecha
Opinión:
Nuestro héroe nacional. Era como un Chuck Norris pero de aqui!
Calificación
51star1star1star1star1star